domingo, 8 de abril de 2012

Alimentos contra las caries en la alimentación infantil

Los dientes de los niños tienen estructuras más porosas y vulnerables a los ataques de los microorganismos causantes de las caries. Para prevenirlas: higiene dental y una dieta adecuada.

Alimentos blandos, bebidas gaseosas, mucho dulce... los cambios en la alimentación infantil han disparado los riesgos de padecer caries. Además de unos correctos hábitos de higiene bucal, conviene incluir en sus menús alimentos que favorezcan su crecimiento y frenen las caries.
Son muy buenos. Los alimentos crudos y ricos en fibra: zanahoria, lechuga, manzana, pan integral… Requieren una masticación enérgica que ayuda a fortalecer las encías y favorece la secreción salivar. La saliva ejerce una importante acción de autolimpieza, obstaculiza la formación de la placa bacteriana y contribuye a mantener limpios los dientes. La fibra arrastra los restos de otros alimentos que hayan podido quedar entre ellos. Y además, estos alimentos y la propia saliva tienen la capacidad de neutralizar el ácido de la boca.
Cuidado con ellos. Vigila el azúcar que se añade a los dulces, caramelos, chicles, golosinas… Estos alimentos deben tomarse sólo esporádicamente, y mejor durante las comidas que entre horas. No recurras a los zumos envasados por sistema. Son preferibles, por este orden, la fruta entera y los zumos naturales, y para calmar la sed, siempre el agua.
Evítalos. Los dulces viscosos: gominolas y caramelos blandos, chocolatinas, chicles, siropes, gelatinas…, porque el azúcar que llevan se adhiere con mayor facilidad a los dientes. Además del azúcar que contienen, las bebidas gaseosas son excesivamente ácidas y dañan el esmalte dental. Resérvalos para ocasiones especiales, siempre después de las comidas principales y seguido de un buen cepillado.
Prohíbelos. El riesgo de caries es aún mayor si los dulces se toman entre horas y el niño no se lava después los dientes.


escrito por Maite Izquierdo para 
http://www.guiadelnino.com/alimentacion/trucos-para-alimentar-al-nino/alimentos-contra-las-caries

miércoles, 7 de diciembre de 2011

La limpieza dental reduce el riesgo de ataque al corazón

La gente que tiene miedo al dentista quizás podría vencerlo más fácilmente si supiera que una simple visita al odontólogo para hacerse una limpieza general de la boca reduce hasta un 24% el riesgo de padecer un ataque al corazón y un 13% el riesgo de derrame cerebral, según los datos de un amplio estudio presentado en el Congreso de la Asociación Americana del Corazón (AHA, sus siglas en inglés), que se celebr'o el noviembre pasado en Orlando (Florida, EEUU).
El trabajo, realizado por investigadores taiwaneses que siguieron durante siete años a más de 100.000 participantes sin ningún problema coronario al inicio del estudio, mostró que aquellos que se hacían una limpieza o un raspado profesional disminuían las posibilidades de tener un ataque al corazón. "La protección que confiere una buena higiene dental fue más pronunciada en las personas que se realizaron una limpieza al menos una vez al año", afirma Emily Chen, cardióloga en el Hospital General de Veteranos de Taipei (Taiwan) y autora del trabajo.
Aunque el estudio no tuvo en cuenta otros factores de riesgo, como el peso o el tabaquismo, los investigadores consideran que la relación entre los dientes y el corazón es muy clara. "La limpieza profesional reduce la inflamación causada por el crecimiento de bacterias en los dientes, que se sabe que puede provocar problemas cardiacos serios", declara a ELMUNDO.es la doctora Chen.
Otra investigación presentada en el mismo congreso va aún más allá e indica que la enfermedad periodontal -de las encías- actúa como una especie de vidente que ayuda a predecir si la persona va a tener un fallo cardiaco o un infarto y en qué grado.
Anders Holmlund, del Centro de Investigación y Desarrollo de Gävleborg (Suecia), analizó a 7.999 participantes con problemas de encía para concluir, entre otras cosas, que una alta prevalencia de sangrado de las encías duplica el riesgo de infarto y que quienes sufren con frecuencia infecciones alrededor de la base de los dientes tienen un 53% más riesgo de sufrir un ataque al corazón.
Asimismo señala este autor que las personas con menos de 21 piezas dentales (lo normal son 32), aumentan en un 69% su riesgo de padecer un ataque cardiaco.
Estos trabajos confirman evidencias previas que ya señalaban la relación existente entre la higiene dental y la salud coronaria. A la vista de estos resultados, los investigadores no lo dudan. "Hay que visitar al dentista una vez al año, por lo menos. El cuidado de los dientes es igual de importante que el de cualquier otro órgano del cuerpo", afirman.

info de :http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/11/11/corazon/1321039916.html

martes, 8 de noviembre de 2011

INSTRUCCIONES DESPUÉS DE UNA EXTRACCION

1º.El día de la extracción tomar alimentos templados o fríos como Por ejemplo: helados, yogures  (evitar las comidas o líquidos calientes)


2º En caso de sangrado, colocar una gasa seca (algodón NO) en la zona de la herida y morder durante al menos media hora, se retira la gasa y si sigue sangrando colocamos otra.


3º No hacer enjuagues el mismo día de la extracción ya que beneficia el sangrado. Los enjuagues se realizaran al día siguiente y lo mejor que hay para desinfectar y cicatrizar las heridas es el agua con sal o el Betadine.


4º Si necesita tomar un calmante puede hacerlo pero el día de la extracción NO TOMAR ASPIRINAS.


5º  El día de la extracción evite el acostarse, puede estar sentado o de pie, evite también la exposición al sol o el coger cosas pesadas.


6º  No escupir.


7º  Si tiene alguna duda puede llamarnos al tlf. 986 296 247 o al móvil 608 555 324
                                           

martes, 25 de octubre de 2011

instrucciones para niños



realizado por Ángela de  http://salon4cursocfe.blogspot.com/

Errores frecuentes en el cuidado de los dientes


La sonrisa es quizá en lo primero que nos fijamos cuando observamos el rostro de una persona. Y no hay dudas de que nos atrapa mucho más cuando se trata de una sonrisa radiante, con dientes blancos y bien cuidados. 

Hay personas que nacen con una sonrisa envidiable y otras que deben esforzarse un poquito más para alcanzarla. Un buen cuidado de los dientes implica más que un buen cepillado luego de cada comida: también hay un conjunto de hábitos cotidianos que ayudan a tener una sonrisa más bella.

Cuida tu sonrisa de la mejor manera, evitando los siguientes errores.
Cepillarse con mucha fuerza
Si ejerces demasiada presión y tu cepillo tiene cerdas firmes, puedes dañar las encías y desgastar el esmalte protector de los dientes. Elige un cepillo de dientes suave con asas flexibles y cepíllate con delicados movimientos circulares durante dos minutos al menos dos veces al día.
Una mala pasta dental
Elige una pasta de dientes rica en fluor y ten cuidado con las que dicen que “controlan el sarro”. Estas últimas generalmente erosionan el esmalte dental y pueden causar retracción en las encías.
No usar hilo dental
Cuando las bacterias se acumulan en la boca, dan lugar a la formación de la llamada placa bacteriana, una de las principales causas de las caries y enfermedades de las encías. Usar hilo dental al menos dos veces al día es una forma de remover la placa.
Beber gaseosas
Las bebidas carbonatadas, como los refrescos, contienen ácido fosfórico que pueden erosionar y manchar los dientes.
Alimentos que manchan
El esmalte dental es como una esponja, pues absorbe las manchas que dejan algunos alimentos o bebidas como el café, el té, las bebidas gaseosas, el vino tinto y la salsa de soya. Si te acostumbras a ellos, tu dentadura tomará un color más amarillento. En ese caso, consulta a tu odontólogo por un blanqueamiento dental.
Opta por alimentarte con frutas y verduras, como la manzana y las zanahorias, que son bien conocidos como limpiadores naturales de los dientes. También puedes mascar chicle sin azúcar para incrementar la producción de saliva.
Usar los dientes como herramientas
Si cada vez que no puedes destapar una botella con la mano, recurres a tus dientes como si fuera un destapador vas por mal camino. Cuidado también cuando muerdes caramelos duros o hielo. Puedes causar grietas y roturas en tus dientes.
Ignorar los problemas
El mal aliento y el sangrado de las encías pueden convertirse en enfermedades crónicas si no le das la merecida importancia. Para combatir el mal aliento, una ayuda es beber abundante agua para mantener la boca húmeda y quitar el exceso de bacterias. Y el sangrado de las encías se trata con un buen cepillado y uso de hilo dental.
No visitar al odontólogo
Se recomienda visitar al dentista dos veces al año. Sin embargo, puedes hacerlo más seguido para tener todo bajo control.
No cuidar los labios
Una sonrisa no será del todo bella si nuestros labios se encuentran secos y agrietados. La piel de los labios es una de las más sensibles, por ello trata de mantenerlos hidratados.

el estrés afecta la salud bucal


No hay dudas que el estrés nos provoca varios dolores de cabeza, agotamiento y falta de concentración. Pero, por si todos estos síntomas fueran poco en la vida de una persona estresada, hay más consecuencias negativas del estrés para la salud. Y tienen que ver con la salud bucal.
Así es, la salud de nuestra boca, dientes y encías no zafa del estrés. Conoce cómo el estrés afecta la salud bucal para que puedas tomar las precauciones pertinentes.
Llagas y aftas en la boca. Las aftas son pequeñas úlceras blancas que salen dentro de la boca. Si bien desaparecen en una semana, suelen ser muy molestas. Por lo general, surgen a causa de un virus o bacterias. El estrés hace bajar nuestras defensas, por lo tanto aumenta las posibilidades de contraer llagas o aftas en la boca.
Rechinar de los dientes. Cuando nos estresamos, podemos rechinar y apretar los dientes sin darnos cuenta, tanto al dormir como al estar despierto. El rechinar los dientes es un problema llamado bruxismo, que puede dar lugar a problemas de articulación en las mandíbulas. Si crees que esto puede estar afectándote, tienes que consultar a tu odontólogo.
Enfermedad de las encías. El estrés puede provocar aumento de la placa bacteriana, en el riesgo de sangrado de las encías o gingivitis.
Para que el estrés no perjudique tu salud bucal, cumple con los debidos hábitos de higiene, visita tu odontólogo regularmente y sigue una alimentación saludable. Lava tus dientes y usa hilo dental al levantarte, después de cada comida y antes de irte a dormir.

http://www.vivirsalud.com/2011/01/02/el-estres-afecta-nuestra-salud-bucal
de :